Karla Jazmín Arango Restrepo | Poesía de Colombia

Karla Jazmín Arango Restrepo (Medellín, Colombia, 1986). Es estudiante de Letras: filología hispánica en la Universidad de Antioquia. Investigadora literaria, redactora, editora y poeta. Amante de la poesía en todas sus manifestaciones, de la magia y los símbolos, de los lenguajes sutiles que tiene la vida. Sus poemas han sido publicados en el libro Iberoamérica en décimas (España), Una historia por una sonrisa (Argentina), Antología de mujeres poetas: La jaula se ha vuelto pájaro, Tercera Edición de Mujeres en la memoria de Antioquia en Colombia, así como también en diferentes revistas y blogs internacionales.

Portales

La puerta para ver el cielo
está bajo la piel del agua,
la abro de par en par
sin miedo a que salga de golpe
y choque de frente
contra nuestra sed.
Miramos de frente lo que asciende
asistimos al nacimiento
de la primera gota de rocío
dentro del corazón del tifón.
Naufraga sin miedo amor
que el mar no es más que una
canción húmeda en los labios,
un hilito de saliva errante
sobre el amanecer de dos seres
que se reconocen.

Cuestión de tiempo

Llegará el día en que despertar
tendrá simplemente la cara del sol
Los días serán solo luz con licencia para sombras
y las noches solo oscuridades luminosas.
Instantes, minutos y horas
serán solo palabras.
Todo parecerá tan lejos y tan cerca,
que ser y estar por fin serán lo mismo.
Ese día en el que los calendarios
serán solo papeles,
y las fechas conceptos etéreos
sonreiremos o tal vez lloraremos
-No lo sé-
por haber sido tan ilusos de creer
que el tiempo cabía en un reloj.

Magia

La vida llega como un sobresalto
tiembla la noche, el lápiz y el papel,
ato mis esperanzas de un cordel
y las suelto para que vuelen alto.
Las dudas que me toman por asalto
no se atreven a atravesar mi piel,
tengo de capitán y timonel
mil sueños que me elevan del asfalto.
Decirle sí a la magia es otro cuento
donde creer es el único sable.
La realidad sacude mis cimientos
las verdades trascienden lo palpable,
solo puedo confiar en lo que siento
y saltar hacia lo inimaginable.

Llamaradas

Me declaro hija de la llama
cada parte de mí crepita
en un baile ondeante con el viento.
Siento dentro de mi corazón
el corazón de la tierra.
Ardo
Sí…
Ardo en cada bocanada de aire,
e incluso cuando me derramo
y no hay muro que contenga
las inundaciones de mi existencia.
Mi ser entero se inflama
al contacto con el sol
y temo reducirme a cenizas
cuando pronuncio
la palabra fuego.

Las estrellas

“La magia es impaciente con los indecisos”

Es martes, llueve sobre la ciudad.
Del cielo se derraman las estrellas,
nadie puede negar que la más bella
es vernos sin pudor ni vanidad.

Asomo mi mirada a tu verdad,
tu alma se debate entre centellas
me conmueven las luces que destellas,
tu don de regalarme libertad.
La torre pinta la ocasión perfecta
no hay puerta que seduzca con la huida,
esperamos que gire la ruleta,
saltamos para encontrar la salida,
descubriendo que no hay mejor receta,
que fluir y entregarnos a la vida.