Katia-Sofía Hakim | Poesía de Francia

Katia-Sofía Hakim es una poeta y musicóloga franco-libanesa nacida en Bayona en 1988. Escribe en francés y en español. Es Directora de la comunicación y miembro del Comité de redacción de Place de la Sorbonne, revista internacional de poesía contemporánea editada por Sorbonne Université Presses (SUP) en París. Participa en varios festivales internacionales de poesía en Francia y España. Sus poemas están publicados en revistas y antologías francesas, españolas, italianas y libanesas.

Es actualmente investigadora invitada en el Archivo Manuel de Falla de Granada, donde termina un doctorado en Música y Musicología bajo la dirección conjunta de Yvan Nommick (Université Paul-Valéry Montpellier 3) y Jean-Pierre Bartoli (Sorbonne Université). Profesora titular de la competición nacional francesa “l’agrégation”, da clases en París en la Facultad de Letras de Sorbonne Université y en el departamento de Artes y medios de comunicación de la Université Sorbonne Nouvelle.

Pianista de formación, es diplomada por el Conservatoire National Supérieur de Musique et de Danse de Paris (CNSMDP) donde ha conseguido los primeros premios de análisis musical, cultura musical y estética.

Mensajeros rojos de la fuga,
¿De quién son esas plumas del suelo?
He creído ver sangre ahumada escapar.
Mensajeros rojos de la fuga,
¿Quién come esa nube? ¿Quién quiebra las botellas de la mar?
Hay como un olor mojado de piedra que cae.
¡A excavar, bella herida alegre,
Excava en arañazos del paisaje oxidado!

 

Place de la Sorbonne n° 7, revista internacional de poesía,
Presses de Sorbonne Université, 2017.

Estampa 
champán
pongo mi copa
en placa de madera
encrucijada del Odeón
metro línea cuatro
un café
cuatro líneas de la mano
vi
el sol levante asentarse
en el cuero del banquillo
bebí
el kimono adivinado
bajo abrigo de primavera
el pelo de cuatro tiros largos
y mis ojos papel de arroz
la belleza lenta y perfecta
como una aguja
graba
mi garganta vinilo
encrucijada del Odeón
metro línea cuatro
un saké
cuatro líneas de la mano
en placa de madera
pongo mi copa
kampai

Veintinueve 

La noche es lenta como un tren de cercanías.
Último invierno de mi veintena. Mis caderas, dos
puntos, abren las comillas: estoy flaca como a los
diecisiete años. La nieve lleva los pasos de mi madre.
El tiempo cruje en un violín, quebranto, quebranto
de un coche que no arranca.
He batido los blancos de los ojos. ¿Mi color
en el pelo se derretirá pronto? La noche pendiente
como un tren de cercanías taladra la lana de los
viejos abrigos.