Carmen Fernández Menéndez: Poesía de España

Nació en Madrid en 1960, estudió Técnico en Congresos, pero desde muy joven su vocación era escribir tanto poesía como relatos cortos.

Ha participado en varios certámenes de poesía y relatos, quedando finalista y formando parte de las antologías de poesía “Luz de luna IV”, “Versos en el Aire VII”, “IV Concurso de Tragedias Poéticas”, “Escritores al Alba III”,” Versos en el Aire IX” y “VI Concurso de Microrrelatos Inspiraciones Nocturnas”.

Así mismo, ha ganado el segundo premio este año en el “III Certamen de relatos LGTB” del Ayuntamiento de Fuenlabrada.

En el año 2016, publicó su primer libro de poesías Desde el corazón y, en febrero 2019, editorial Leibros publicó su segundo libro: Abrazos rotos; poesía y prosa poética, narrando una historia de desamor entre dos mujeres.

Actualmente, combina sus actividades literarias, asistencia y colaboración en recitales de poesía y relatos, con dedicación de voluntariado en Cruz Roja España. Asimismo, terminó de escribir su primera novela y ha comenzado a preparar su tercer libro de poesía y prosa poética.

_

_

_

ENAMORADA

 

Te quiero
al amanecer cuando el eco
de nuestras voces de placer
viajan de pared a pared.
Te quiero
al esconderse la luna
vestida de negro,
y despertar de color vivo,
resplandeciente el sol,
y despunto un bostezo y
te miro y tú sigues durmiendo.
Te quiero
bajo y sobre los cien hilos de algodón,
que dibujan la línea de tu cuerpo,
me acurruco a tu lado, te beso.
Te quiero
al levantarte y aún con ojillos de sueño,
te me acercas, pones morritos y
me cae el primer beso.
Yo de todas las maneras,
te quiero.

 _

 _

_

MI NIMIEDAD

 

Y me convierto en la nube
que viaja de tu boca al infinito.
Y queda en nada.
Y me hago un nudo en tu garganta
cuando mi nombre pronuncias.
Un pequeño pliegue
en la sábana que cubre tu cuerpo,
amado y deseado, besado,
recorrido con una boca deseosa
y ahora reseca.
Y me convierto en un suspiro,
en un quejido si me nombras,
en un sobre vacío,
en cartas en blanco, en buscadas llamadas.
Y me convierto en triste pasado.