Emilio Paz Panana: Poesía peruana

Emilio Paz Panana (San Martín de Porres, Lima, 1990). Egresado de la carrera de educación, especialidad de Filosofía y Religión, por la Universidad Católica Sedes Sapientiae. Autor de “Septiembre en el silencio” (Club de Lectura Poética, 2016), “Laberinto de versos” (La Tortuga Ecuestre N° 384, 2018) y “La balada de los desterrados” (Ángeles del Papel Editores, 2019), así como también de la Antología Virtual “Discursos Estéticos” (Liberoamérica, 2019). Poemas y cuentos suyos aparecen en diversas antologías y publicaciones en medios impresos y electrónicos de Perú, México, Costa Rica, Ecuador, Chile, Argentina, Estados Unidos, India, Brasil, Venezuela, Rumania y España, siendo traducidos al inglés, portugués, rumano y tamil. Obtuvo el IX Premio Internacional de Cuento y Poesía “El Parnaso del Nuevo Mundo” 2019 en la categoría de cuento, así como el Mes de las Letras 2017 por su poema “¿Qué es la poesía?” otorgado por la Fundación Marco Antonio Corcuera. Ha participado de diversos recitales poéticos y congresos internacionales de filosofía, además de haber dictado el taller de lectura poética en clave de filosofía titulado “La vena de la inspiración” en la UNMSM. Ha publicado ensayos académicos en torno a la relación entre estética, educación y poesía. Actualmente dirige el blog “El Edén de la poesía” (https://edenpoetico.wordpress.com) y ayuda a coorganizar los recitales benéficos Las voces del colibrí y la revista Kametsa.

_

_

_

EPILEPSIS

_

Hay un nido de palabras
que se guarda en mi interior.

Palabras llanas y esdrújulas,
apuntando siempre hacia el norte.

Su ecuador es el monumento al silencio,
príncipe de todas las penas.

¿Qué nos queda en la muerte
sino la última palabra de amor
que se enfrenta al olvido de los hombres?

_

_

_

NAUTILUS

_

Bajo la piel
el susurro de la locura
que se desnuda ante los ojos desorbitados
de un pez que añora por la esperanza.

Piel infame
que se muda de colores
de acuerdo a las estaciones.

Tantas voces por tantos idiomas,
y todos sucumben
ante el mismo desierto
que va ahogando el fértil valle
que se esconde bajo el monte de Venus.

Bajo la piel
el último grito troyano
y París que se esconde
en las costillas quebradizas
por efectos de la edad.

_

_

_

DIOSES

_

Los dioses lanzan cráneos.

Los cráneos tienen nombres y apellidos,
historias grabadas en rocas,
mensajes para todas las naciones.

Pero los dioses son sordos,
solo les interesa jugar
con el propio destino.

_

_

_

ANTIDEPRESIVO

_

Happycracia es la nueva forma de gobierno.

Una sonrisa,
aunque fingida,
debe ser sostenida
como la nota musical más elevada.

No importa si la muerte ronda desde fuera del cuerpo
o si se transforma en un aliviador parto de melancolías
contenidas por largas histerias colectivas.

La felicidad debe ser el suficiente antidepresivo
para contener las lágrimas
de tantos niños que perdieron a sus padres.

Pero a quién le importan los niños
si disfruta del aroma de las flores
que se resisten a morir en primavera.

Así es la Happycracia,
el hedor de las rocas durante el invierno,
la agonía de la mariposa en la telaraña,
el viento que trae las plumas de una paloma
cazada por algún ave rapaz.

Happucracia, la nueva forma de gobierno,
de antidepresivo,
de forma de llamar a la indiferencia
de los políticos.

_

_

_

OLVIDO DE TETIS

_

El mar fue un río
y el río fue un riachuelo.
El riachuelo fue una gota
y la gota fue una lágrima.
La lágrima era de un ángel
que lloraba por una mariposa muerta.
Y la mariposa muerta
tenía el nombre del olvido.