Valeria Sandi Peña | Poesía de Bolivia

Valeria Sandi Peña (Santa Cruz Bolivia, 1991) Productora, gestora cultural, escritora y abogada. Publicó los poemarios: “Ambidiestros” (2014), en co autoría; “La luna lleva sal” (Ediciones Jota, Potosí, 2016). Participó en el libro de poesía y cuento breve “El tiempo está después” (Editorial El Rumbo, Uruguay, 2016). Su poemario “La luna lleva  sal” fue reeditado por Chanchito Ediciones (Bolivia, 2018). Ha participado en diversos festivales y lecturas como Encuentro Internacional de Poesía en la Ciudad de los Anillos, Santa Cruz (2015-2018), Semana Internacional de la Poesía, Santa Cruz (2017-2018), Encuentro Multidisciplinario Proyecto Posh (México, 2017), Festival Internacional de Poesía Enero en la Palabra (Perú, 2018), Festival de Poesía en las Escuelas (Chile, 2018), Festival Internacional de Poesía Joven La Juntada (Argentina, 2018), Festival Caravana de Poesía (Perú, 2018), Encuentro de Jóvenes Escritores de Iberoamérica y el Caribe (Cuba, 2019), Encuentro Internacional de Poetas de Zamora, Michoacán (México, 2019).

Fue colaboradora en revistas de poesía y ensayos Bolivia, México, España, Venezuela, Perú y Colombia. Imparte talleres de poesía y cuenta cuentos en unidades educativas, centros culturales y universidades. Desde 2019, forma parte del equipo editorial de Ediciones Andesgraund en Bolivia. Su poemario Rincón de lluvia (Ediciones Andesgraund, Chile, 2018) tuvo su reedición por Literatelia, México, 2019. Dirige el ciclo de lecturas Trueque Poético y el Festival Internacional de Poesía Joven Jauría de Palabras. Ha recibido las distinciones de poeta joven con potencial para compartir, otorgado por el Centro Cultural San Isidro 2018 y por su aporte y dedicación constante a la cultura de nuestro país por el Ministerio de Culturas y Turismo de Bolivia 2019.

_

_

_

Rincón de lluvia

_

Hoy
     se abre
                gatillando sombras
el telón de la noche
en nuestro cuerpo
se acerca la sentencia
de fondo un árbol.

Los recuerdos
se derraman
       en tajos
la mirada
se nos puebla
de fosas.

Sin hilván
la memoria cae
nos volvemos
    tierra blanda
con el rostro perdido.

Llegada la sentencia
desde nuestra
nítida oscuridad
pedimos al tiempo
    como juez de luto
un rincón de lluvia
   como última patria.

_

_

_

Mirada

_

He mirado tanto que se me nota la vida
                         He llorado tan hondo que se me nota la muerte.

                                                                                Leda Valladares

_

Son los ojos
contenidas voces
mojado arraigo
haciendo temblar
         las palomas
de nuestra copa.

Desde ellos
vuelve
el ombligo del mundo    
en cadencia
   de tambores
lloviendo
cuesta abajo
la nostalgia.

Mis pupilas navegan
buscando
                      las tuyas
desde la hendija se ve
la mirada que un día fuimos
es destino el recordar
dónde
me abriste el amanecer
para una vida juntos
es destino el mirar
dónde
me encuentro
goteando esta muerte.

_

_

_

Bandadas

_

No éramos
aves
tú decías
nuestros ojos
bandadas
creando
la esfera celeste.

No éramos
aves
sí fui rama
piedra y semilla
para el nido.

No éramos
aves
y un día
extendiste la distancia
me separaste
de tus ojos
para invernar
en otra migración.

No éramos
pájaros
y frente
a la mirada
del viento
me corté
el plumaje herido
levantó la lluvia
mi vuelo.

_

_

_

Hojas

_

Al finalizar
cada segundo
caen vidas.

Recojo
los colores
de las hojas
disecadas
en el tiempo.

Recorro
ojos
de las últimas
miradas.

Es otoño
una estación
de piel seca
sobre callejones

Es la vida
un recolectar
de hojas
para el refugio
de las palabras.
Es el tiempo

una escritura breve
de aquello
silenciado
por la sombra.