José Miguel Navas: Poemas

José Miguel Navas (Valera, Venezuela, 1992) Poeta y licenciado en Comunicación Social, mención Periodismo Impreso. Ha publicado los poemarios La Próxima textura (2014 y 2019), La Rosa Abstracta (2015) y Esteban corre (2017). Es autor de la edición crítica Poetas Danzantes. Antología de poesía sexo diversa en Venezuela (Amargord España, 2019). En 2015 fue invitado a la Feria Internacional del libro de La Habana y, en varias ocasiones, al Festival de Poesía de Maracaibo. Con su poemario Fany obtuvo el Premio de Poesía “Descubriendo poetas tercera edición” (Ciudad de Puerto Ordaz, Venezuela, 2018). Su poesía ha sido publicada en revistas de Argentina, Francia, Chile, España, México y Colombia.

_

_

_

 

«¡El desierto crece; desgraciado quien oculta desiertos!»
—Nietzsche

_

La homosexualidad me derriba
hacia un linaje animal
bélica sensación
mi masculinidad enfurece
sed por el ángel
de reconocer su estancia
tengo fe
que pronto vendrá por mi
y sacudiré mi sudor.
La homosexualidad me turba
ignoro a cual ética pertenecer
descubro que
cuando un hombre ama a otro hombre
es un principio natural de la existencia
no existe tal afirmación ontológica, tampoco sintaxis
es la respuesta del alma hacia otra igual.

La masculinidad es logos
después
empieza a penetrar la idea,
rompe
rompe
rompe
derrumbe
piedras danzantes sobre la autopista
forma masculina
/costumbre
Casa
Cuerpo
Esquina
Otro
La masculinidad es entrar: comenzar: aferrarse
apabulla Pisque.

_

_

_

II

_

¿Sobrevivirán aquellos ángeles de la noche?
¿probarán ellos mi entrepierna?
¿serán testigos de mi feminidad?
o en cambio
¿tendrán miedo de mi pasado?

_

_

_

VI

_

El doctor me ha recetado hormonas
mi madre me dice que ellas me salvarán
me convertirán en mujer
que curarán mi enfermedad
yo celebro las píldoras
mi sistema inmunológico cambia
se transforma
me salen senos
mis labios se enrojecen
ahora me dicen Fany
ELLA.
Dicen
Ella.
Mi madre por primera vez sonríe
Llora, me abraza. Al otro lado mi Padre se enoja, mi Padre me odia.
Ya no soy su hijo, soy su hija.

_

_

_

IX

_

Dios nos ama
el viento no sabe distinguir sexos,
la belleza
es simple
ella florece en cualquier rostro complacido
los ángeles nos miran tal cual somos
nosotras las distintas
somos mujeres hermosas.

_

_

_