Ketty Blanco Zaldivar: Cosmos

Ketty Blanco Zaldivar (Guáimaro, Cuba, 1984) Poeta y narradora. Licenciada en Ciencias de la Religión por el ISECRE (La Habana, 2012). Miembro de la Asociación Hermanos Saíz, de jóvenes creadores cubanos. Egresada del Curso Nacional de Técnicas Narrativas “Onelio Jorge Cardoso” (La Habana, 2005).Participó en el Primer Festival de Narradores Jóvenes (Ciudad de la Habana, 2008), y en el primer curso impartido por el Centro de Formación Literaria Hotel Kafka, de Madrid (Ciudad de la Habana, 2008).  

Ha obtenido, entre otros premios y reconocimientos: Primer Premio de Poesía en el Concurso Nacional “El Camello Rojo” (La Habana, 2006). Finalista en el Certamen Internacional de Cuentos Cortos “Art Nalón Letras” (España, 2006). Finalista en el Certamen Internacional de Poesía “La Garúa” (España, 2008). Primer Premio de Poesía en el Concurso “Alfredo Torroella” (La Habana, 2009). Primer Premio en el Concurso Nacional de Poesía “Regino Pedroso” (La Habana, 2009). Primera Mención en Cuento, en el Concurso Nacional “Mangle Rojo” (Isla de la Juventud, 2009). Primera Mención en Cuento, en el Concurso Nacional “Alfredo Torroella” (La Habana, 2010). Primer Premio en el Concurso Internacional de Minicuentos “El Dinosaurio” (La Habana, 2010). Primer Premio en el Concurso Nacional de Cuento “Ernest Hemingway” (La Habana, 2010). Beca de Novela “Fronesis” (La Habana, 2015). Finalista del Concurso Internacional “El Mejor Poema del Mundo” (España, 2016). Premio de Poesía “Portus Patris” (Puerto Padre, 2016). Beca de Literatura Infantil “La noche” (La Habana, 2016). Tiene publicado el libro de poesía Quién anda ahí (Polibea, Madrid, 2019).  

Obras suyas han sido publicadas en revistas y antologías en Cuba, España, Estados Unidos, México, Chile, Italia y Japón.  

_

_

_

Cosmos

_

El gorrión había muerto.
Encontró la nostalgia.
Yo no pude.

_

_

_

Aquí los amaneceres no son tan apacibles

_

El día es tan bello que de un momento a otro
podría acabarse el mundo.
El rugido de un avión en el cielo pareciera anunciarlo
y la tinta que gotea del lapicero  
es augurio de aniquilamiento.
Hace aquí una mañana apaciblemente bella.
Ya es hora, ya es hora. El teléfono suena.

_

_

_

Cebollas moradas

_

Él no puede dejar de sangrar,
entonces corre a la cocina y
corta cebollas.
Ella come dulces
hasta que el azúcar se vuelve vértigo,
se esconde para cortar
cebollas.
Ante estas ganas de matar,
corto los bulbos en trozos muy delgados.
Miro el filo del cuchillo. El agua corre.

_

_

_

Para qué

_

Mi madre pasa y volteo al otro lado
como un pollo con el cuello torcido.
Un pollo que debe escribir, comprar tomates,
tener hijos.
Levántate -dice, golpeando con un tenedor
el fondo del jarro.
¡Levántate! Dame unos huevos, orina,  
come sábila, sonríe a tu madre, escoge frijoles
aféitate las piernas.