Los amantes / The Lovers | Julio Cortázar – Traducción de Shaila Pineda Morones

Shaila Pineda Morones (Ciudad de México, 1986). Traductora y licenciada en enseñanza del idioma inglés. Cuenta con dos certificaciones por la Universidad de Cambridge. Es colaboradora de la revista de arte y literatura Monolito; traductora freelance en Editorial Capítulo Siete. Su trabajo ha sido publicado en diversas revistas digitales de Colombia, México y San Antonio, Texas. Entre sus traducciones se encuentra el poemario Piedra de Toque del poeta Mario Urquiza Montemayor.

_

_

_

Los amantes

_

¿Quién los ve andar por la ciudad
si todos están ciegos?
Ellos se toman de la mano: algo habla
entre sus dedos, lenguas dulces
lamen la húmeda palma, corren por las falanges,
y arriba está la noche llena de ojos.

Son los amantes, su isla flota a la deriva
hacia muertes de césped, hacia puertos
que se abren entre sábanas.
Todo se desordena a través de ellos,
todo encuentra su cifra escamoteada;
pero ellos ni siquiera saben
que mientras ruedan en su amarga arena
hay una pausa en la obra de la nada,
el tigre es un jardín que juega.

Amanece en los carros de basura,
empiezan a salir los ciegos,
el ministerio abre sus puertas.
Los amantes rendidos se miran y se tocan
una vez más antes de oler el día.

Ya están vestidos, ya se van por la calle.
Y es sólo entonces
cuando están muertos, cuando están vestidos,
que la ciudad los recupera hipócrita
y les impone los deberes cotidianos.

_

_

_

The Lovers

_

Who sees them walking around the city
if they are all blind?
Holding hands: something speaks
between their fingers, sweet tongues
lick the damp palm, run for the phalanx,
and above the night is full of eyes.

Are the lovers, their island drift away
to demise lawns, towards harbors
that open between bedsheets

Through them everything is disordered,
everything whisk away its figure;
but they don’t even know
that while they wander in their bitter sand
there is a pause in the nothingness play,
the tiger is a garden that gamble

It begins to break the day in the garbage trucks,
the blinds are starting to come out.
the ministery open its doors.
Lovers exhausted look and touch each other
once more before smelling the day.

They are already dressed, they are leaving by the street.
And it is only then
when they are dead, when they are dressed,
that the city hypocrite retrieve them
and enforce them the everyday duties.