Myriam Tiznado Villarroel | Insatisfacción de mi Lorca

Myriam Tiznado Villarroel. Poeta y pintora autodidacta nacida en Hualqui, Chile, año 1997. Es co-directora, editora e ilustradora del Movimiento artístico La Balandra Poética y estudiante de Pedagogía en Educación Media en Lenguaje y Comunicación en la UCSC. Su trabajo artístico literario se asienta sobre los conceptos de la feminidad y la naturaleza como espacio de resistencia frente a la contingencia política y socioeconómica que atraviesa las zonas rurales del país. De esta manera, Myriam tiene una trayectoria social en bases, trabajando en cuanto a la conciencia ecológica y cultural en su territorio y en cómo la identidad se liga a los paisajes que nos rodean.

_____Dentro de sus principales logros se destaca la ilustración y edición de varios libros y revistas literarias, además de diversas exposiciones de pintura en la Región del Bío-Bío.

_____Ha publicado “Verde incertidumbre”, poesía (Afótico Ediciones, 2019); y en La Antología de poetas juveniles Hilos Rojos (ediciones Balpo, 2018); Antología de poetas femeninas No más Violencia (Editorial Equinoxio, Argentina, 2018); Fanzine El Chonchón edición N°21 Especial de Mujeres (2019); Revista literaria internacional Sudras y Parias N° 1 (2019).

_

_

_

El espesor de los alientos
(desperfilados en encuentros fortuitos)
murmura a lo lejos
y gime de dolor

hierve la sangre
que supura por los ojos
las guaridas del llamado
consumido

Bien despierta
con la piel como granos de arena
me nubla los faroles
las olas del ropaje
y golpea con una bofetada
el sol de la mañana

Se reducen mis pasos
y se enangostan mis caminos
ruedan las piedras por la pendiente:

como ellas caigo,
materia violentada.

_

_

_

Insatisfacción de mi Lorca

Soñé con sus cartas
meciéndome como espuma
rielar
de la voz que me habla

No vi la respuesta
de la amistad lejana
del reloj derretido

Pero si vi
en el azul del cielo
la eterna lucha

Margarita

y en la orilla se esperaba
la ilusión otoñal
de esta tierra que no es mía

Te pregunto

¿Cuánto cuesta
mantener la distancia
cuando tanto une
y tanto mata?

_

_

_

Descendió de sus ojos, yo la vi,
con el polvo del carboncillo tiznó el aire
y se esparció con mi aliento
cansada de moldear su imagen
tostada,
áspera
sin misión

¿Cuánta fuerza expulsaron mis manos
para apuñalar sin piedad
la figura de la amada?

La atravesó como aguja atraviesa
ese lóbulo adormecido
y se atora en el trozo de manzana
con sabor a adolescencia
Aquella sangre se arrastró por su cuello
manchó su piel
de pánico y orgullo

Con sus lágrimas contempla

los rasgos
rastros

rostros;
cómo el puño de mujer
toma su figura
tuerce, revienta, disuelve colores
rompe arruga aplasta encesta,

donde las únicas testigos
fuimos nosotras
y la luz

_

_

_

Cuando las luces dejen de ser difusas
alejaré los miedos de la puerta
soplaré las hojas secas
y el camino me guiará al árbol

Por ahora en el refugio
veo mis colores
mis palabras
y la incertidumbre de las hojas

me encuentro en el olvido
en la soledad que aquí se alberga
en los pasos que se pierden
entre el barro

Adentro suenan tambores
más fuertes de lo que deberían
no puedo negarlos
no puedo
ocultarlos

se oyen más fuertes que mi propio latir