Lis Monsibáez | El reflejo de Eva

LIS MONSIBÁEZ (CUBA-1988). Poeta y narradora. Miembro de la Asociación Hermanos Saíz (AHS). En 2013, cursó el taller para guiones de radio y televisión impartido por el escritor Leonilo Guerra Vásquez y de Literatura Infantil, organizado por Omar Felipe Mauri. Es egresada del Centro de Formación Literaria Onelio Jorge Cardoso, que dirige el narrador Eduardo Heras León, en 2014. Ha obtenido premios en concursos y talleres literarios a diferentes niveles. En 2016, publicó el cuento infantil: “Mariposa del espejo”. Textos suyos forman parte del libro “IMPERTINENCIA DE LAS DÍPTERAS” (Antología poética sobre la mosca, EE.UU.) Ha publicado en sitios digitales y revistas literarias de Cuba y el extranjero. Este año resultó finalista en el concurso internacional de poesía “EL MUNDO LLEVA ALAS” (EE.UU.) en donde aparecerá publicado el poema seleccionado.

De un jardín a otro,
frutos a espinas,
surcar la tierra con el cuerpo
se vuelve divertido.
Adán suda,
yo lúbrico.
Goteo el jugo de la fruta,
entre dolor y gozo.
Tirados en los cardos/
me observa jadeante
y le ordeno:
                                                                — ¡Me llamarás Eva!

_

_

_

ELEGÍA AL EXTRAÑO

_

Bajo las sábanas
un extraño
rasura la costumbre
                                                                                                     (con la lengua)
despedaza la carne
como perro callejero
babeando mis muslos
                                                                           (finjo el placer de alimentarlo)
tres vueltas
y se echa
                                                               (sacudo sus pulgas con mis caderas)
tres vueltas
y agoniza
                                                                                                 (el perro muerto)
transpiro el olor de la basura
donde se revuelca/
                     bajo las sabanas
hay un extraño
                                                                                     (dice que es mi marido)
pero no lo reconozco.

_

_

_

ADÁN, YO Y ALGUIEN MÁS

_

Sirvo la mesa
masticando el sobresalto
al desnudo
saboreo tu lengua
altero el miembro y lo desvisto
temo que Adán llegue
y nos descubra
incrusto mis senos
a la pared de tu pecho
dibujando el placer en la espalda
espero que Adán abra la puerta
y nos observe/
separo las piernas
mides la distancia del atajo
entras al Edén sin permiso
comes la fruta
el pecado
excita
sofoca
alimenta
deseo que Adán llegue
y nos socorra
exiges mi savia
pido la tuya
gimes
te rasguño
me oprimes
y grito obscenidades
en la entrada al paraíso.

_
Dios permite estar allí pocos segundos/

                                                        tanta felicidad puede matarnos.