Aforismos: Carmen Canet

Carmen Canet (Almería, 1955), es Doctora en Filología Hispánica por la Universidad de Granada. Docente. Ejerce la crítica literaria en periódicos y revistas  desde 1980, y actualmente colabora en Cuadernos del Sur, del Diario de Córdoba, Los Diablos azules, de  infoLibre, entre otras. Ha publicado diversos  trabajos y propuestas educativas y didácticas, editadas por la Consejería de Educación y Ciencia de la Junta de Andalucía, por la editorial de la Universidad de Granada, y otras. Tiene varios estudios publicados sobre revistas literarias. Así como publicadas varias rutas literarias. Ha sido incluída en varias antologías poéticas.

_____En el ámbito de la escritura breve, ha publicado, Malabarismos (2016),  Luciérnagas (2018),  y La brisa y la lava (2019). También ha siso incluída en las antologías: Bajo el signo de Atenea. Diez aforistas de hoy (2017). Concisos. Aforistas españoles contemporáneos (2017), y Juega o muere. Los aforistas y lo lúdico (2019). La poesía es un faisán. Antología de aforismos sobre la poesía y los poetas. (2019) y Diccionario Lacónico (2019). Ha editado: Él mide las palabras y me tiende la mano. Aforismos en la obra de Luis García Montero (2017), y El hilo de la cometa. Prologo y selección de la obra aforística de Dionisia García (2019).

_

_

_

_

_

La vida es un borrador que no se puede pasar a limpio.

 

Lanzada al aire la idea el aforista tropieza y recoge vidas sucesivas, incluida la propia.

 

Los buenos aforismos dejan siempre la puerta abierta. Y las ventanas.

 

Tratar de hacer felices a los demás genera infelicidad.

 

Cuando las palabras te tocan y les abres.

 

Cuando nos equivocamos tanto, aprendemos a equivocarnos mejor.

 

El aforismo es un pasillo estrecho que nuestra mente ensancha.

 

La feminidad es un arma que se puede malinterpretar, pero el que se equivoca, ya viene confundido.

 

Le daban patriarcadas de tanta injusticia y tan poca igualdad.

 

Mi ex: es un oxímoron.

 

Sufragio: derecho al botox.

 

El aforismo tiene la levedad de la brisa y el fuego de la lava.

 

La fotografía es el insomnio de una imagen.

 

La poesía es la lucidez de un ejercicio medido y desmedido.

 

La escena más íntima: cuando los libros se desnudan y te desnudan.

 

No estaba sola, estaba única.

 

Llamamos máxima a una frase mínima.

 

¡Qué fantástica es la realidad!

 

No me gusta nada la palabra mandamientos. Sin embargo me encanta la palabra  tentaciones.

 

Me gusta la rima de cicatriz con olvido.

 

Las relaciones comienzan siendo sólidas, luego se vuelven líquidas y después gaseosas. Como los estados de la materia.

 

La felicidad desvela. La infelicidad también.

 

La destreza del aforista es jugar a cuatro bolas: el arte del matiz, el arte de envolver, el arte del acabado, el arte de descifrar el silencio.

 

Habría que vivir dos veces, pero no para no cometer los mismos errores, sino para terminar las lecturas pendientes.

 

Las mujeres jugamos muchas veces a no tener miedo.

 

Decir “hasta luego” es más cercano que decir “adiós”, “a  Dior” es más elegante.

 

Le gritaron: la lectura o la vida, y siguió leyendo.

 

Es preferible que la vida no tenga rima y sus versos sean libres.

 

Menos tú, todo está en internet.

 

La vida es un recorrido en el que florecen los sentimientos y debemos de procurar no pisarlos.