Austeridad del ser: Mónica Olivares Fonseca

Mónica Olivares Fonseca. (1991, Campeche, México.) Master en Administración. Miembro del taller de literatura “Proyecto Escuela de Escritores Campechanos”. Beneficiaria del Programa de Estímulos a la Creación y el Desarrollo Artístico de Campeche 2016. Becaria del Festival Interfaz-ISSTE Los signos en rotación 2016. Sus colaboraciones han sido publicadas en diversas revistas como “Otro Paramo” (Colombia), Antología de poetas del Siglo XXI (España), Circulo de Poesía (México), Revista Almiar (España), Pliego 16 (Fundación de las Letras Mexicanas) y beneficiaría del  Proyecto Editorial “Sureñas: Narradoras y Poetas Jóvenes de la Zona Sur”, del Fondo Regional para la Cultura y las Artes de la Zona Sur (Forcazs).

 

 

 

Helga Pataki

 

Crecí en los noventas

algo parecido a Helga

navego entre pantanos

edificios sedientos,

poemas absurdos recitados

en el subconsciente de los baños de las escuelas públicas,

sed cotidiana

en mis labios hay una ciudad silenciosa

digitalizando su desnudez

sigo sin encontrar mi voz en las palabras.

En los noventas el mundo abría alternativas

Y otros cerraban calles,

Nos estaríamos preparando para una era tecnológica,

Para promover la igualdad de género en las provincias de la ciudad

Lucero,

Ana,

Guadalupe,

quien sea que fueras estarías a punto de entender

Que toda era es igual,

errores pronto justificados,

aunque los sucesos no se repiten,

Se parecen

Y no es normal desaparecer

Pero se vuelve cotidiano

A tal punto de ser un suceso

Casi sin importancia /no debería ser así.

 

 

 

 

II

 

Oh Arnold, pasión de santidad en este loco y torcido mundo en que vivimos que bien me siento , cuando estas cerca de mi, olvido mis penas , cuando la esencia de tu dulce voz llena el aire , siento paz, paz verdadera.

Poema buscado en internet de Helga pataki.

 

Arnold:

La única alternativa es amar a la lluvia,

Intentar limpiar las ciudades,

Ven a mi sofá,

Quizá el amor como una esperanza funciona

Ignorar el tiempo

Olvidar la sobrepoblación

La falta de empleos,

Quizá funciona amar como esperanza a la soledad

Y hacer de los días aburridos algo interesante

Te digo que ames

aunque el mundo decida odiarse

Ahorcarse con unas patatas fritas sumergidas en aceite barato

o guardar silencio frente a la televisión durante horas

ama aunque amar se halla vuelto una oferta de supermercado

una canción desesperada

de ritmos chirriantes

sobre un colchón,

ama y no dejes de hacerlo

amar es estar en las puertas del siglo XXI

solo.

 

 

 

 

Querida Lisa Simpson

 

Los trapos de la mesa siguen sucios

la ventana se llena de moscas

a la vecina de enfrente

le muerden los labios

sangran las coladeras

parecen espíritus

entran como luces

en medio de esta oscuridad

la luz se pierde entre mis dedos

y mi respiración

 

Este sillón

aprisiona el cuerpo

entre risas, preocupaciones

cortes comerciales

promesas de una vivienda

tintes de cabello

revoluciones estéticas

y pausas de la vida en sofá camas ajenos

entiendo tu odio

a tanta virtualidad

nitidez y parodia absurda

a veces me sentido

como un personaje virtual

                     Subamos el volumen

                     y disfrutemos del saxofón

esta melodía lúgubre

la vida de la muchacha triste

flores  muertas en los labios

bajo el sol de primavera

afinemos la sensación

de mordernos los labios

en esta habitación fría,

ocultémonos de la vecina,

 

Lisa tu familia es extraña

Se parece a la mía

Es como un árbol en invierno

Con un leñador a su lado

Afilando el hacha

 

Ahora que lo pienso

Estamos conectadas

En formas bidimensionales

 

Entre homicidios, dogmas,

religiones, patriarcados,

e intentos desesperados

por salvar a la humanidad

habitamos las imágenes

de nuestra piel,

 

En una realidad

casi tangible

Lisa y yo

hablamos

de intimidad

y cosas sin sentido

En el horario estelar.

 

 

 

 

Austeridad del ser

 

He conocido la desidia, el lado latente del abuso

El peldaño antes de perecer, cuando nadie tiene la culpa

decisiones de nuestros procreadores

Acaso somos culpables

Pago sus males como quizá algún día

Alguien pagara los mios

Pago la gran deuda de mi país

Los impuestos  de las muertes futuras

Mis vestiduras plagiadas de sueños

La gula salarial

Pago el silencio y la necesidad de gritar

Pago con un billete imaginario

Las ganas de vivir.

 

 

 

 

Algo me dice que estamos mal

 

Nuestro mundo transita donde nuestros ojos nos permiten

nos dan alcance

pero como le podríamos hacer

para solucionar la miseria de pensamiento

la respuesta no la tengo

pero si alguien la tiene

me gustaría saberla

 

Nuestro mundo se resume

hasta donde permitimos

a nuestra conciencia

hacer un gesto

sentir lastima

pero el mundo va mas allá

de vestido, calzado,

no todos probamos

suculentos manjares

sobre una mesa tibia

dirían algunos que trabajen

pero díganme ustedes

donde trabajarías

si la muerte es un estruendo

envuelto en llamas

los cuervos al acecho

cuelgan en las ventanas

husmean el terreno dócil

raptan a las hijas del mundo          con trece años

las visten con tejidos forjados

les muestran el cielo

en  jaurias de  lobos

 

Nuestros ojos son ciegos

no alertan el engaño

¿entonces como trabajo?

¿Cómo vivo de la tierra?

sin que sangren los labios

y las aves desciendan

dejen su excremento bajo el velo

de una promesa

 

¿Cómo besarías mis labios?

si estan secos por guardar silencio

¿Cómo aprenderías a hablar del sentido de la vida?

si el cielo en estos campos

es un velo devorándonos al dormir

¿cómo erradicamos la indiferencia humana?

e iniciamos el ciclo

una última vez.